Blog EnQuarentena
Detalles técnicos
Esta "encuesta" se realizó entre los días 14 y 21 de enero de 2009. Participaron 107 personas invitadas directamente a través de dicha red social. No se trata de una selección aleatoria, pero gracias a la promoción de twitteros como @carlosguadian, @marccortes, @mcimino, @ictlogist@cssbarcelona, @twittboy o @ricardcastellet (entre otros) alcanzó una base considerable de potenciales encuestados. Por todo ello, estimo que el error de los resultados que se muestran debe estar alrededor del 10% (ver los primeros comentarios para los matices sobre si realmente puede considerarse una "encuesta" como tal y para ver de dónde me saco lo del 10%).

Datos generales de la población
Según la "encuesta" el perfil del usuario sería el hombre de mediana edad (entre 30 y 50 años) con menos de 200 followers. Las mujeres representan 1 de cada 4 usuarios. La distribución de edades entre hombres y mujeres ha salido idéntica para ambos sexos: mayoría de personas entre 30 y 50 años (55% aprox) seguidos de los menores de 30 (40% aprox). Estos datos constatarían un estudio de Mashable en el que se concluía con la famosa frase: "teens don't tweet", con la que se sintetiza el hecho de que en EEUU Twitter esté siendo adoptado más por las Generaciones X e Y que por la Generación Z. Según nuestro modesto sondeo, podría ser que en España también Twitter tenga más éxito todavía entre los dinkis y geeks urbanitas de mediana edad que entre los adolescentes.
Donde sí que hay diferencias entre géneros es en los followers. Mientras que alrededor del 60% de las mujeres tienen menos de 200 followers, esta proporción se reduce hasta el 40% en el caso de los hombres.

¿Usas listas o el streaming general?
Con esta pregunta se pretendía indagar en el "consumo" de la información en Twitter. Es una experiencia común sentirse saturado por la cantidad de actualizaciones y comentarios de nuestros contactos, así que muchos usuarios han optado por empezar a utilizar listas para organizarse. Las diferencias entre géneros son pequeñas, si bien las mujeres son aprox. un 10% más propensas a utilizar el streaming sin filtrar (es decir, leer todos los tweets sin separarlos según el usuario). Por edades se obtiene cierta correlación entre el uso de listas y la edad. Cuanto más mayor es el usuario, mayor tendencia a consultar los datos sin filtrar.

¿Usas un cliente o directamente la web de Twitter?
De cada 5 personas hay una que sólo utiliza la web de Twitter, otra que sólo utiliza clientes (tipo TweetDeck, Seesmic, Hootsuite...) y las otras tres alternan ambos métodos. Las mujeres son mucho más propensas a utilizar la web de Twitter mientras que los hombres lo son a utilizar únicamente clientes. Existe una gran correlación entre la utilización de listas y el uso de clientes, muy probablemente porque la organización de los contactos por grupos es una característica que hasta hace poco tiempo sólo era posible mediante aplicaciones de terceros. Por edades, los más jóvenes son los más propensos a utilizar únicamente clientes para enviar sus tweets.

¿Sincronizas tu Twitter con otras redes sociales (como Facebook, Linked In...)?
Sincronizar las redes sociales es algo polémico, como ya apuntó @mercenavas durante la realización de la "encuesta". Sin embargo, algunas utilidades como poder enviar un tweet mediante hashtags a Facebook (#fb) o LinkedIn (#in), poder tuitear los enlaces que guardas en delicious o las nuevas entradas en el blog pueden ser muy útiles. Los partidarios de sincronizar redes sociales se distribuyen casi homogéneamente entre todos los segmentos de edad y género. Sin embargo, según el número de followers (o seguidores) parece que sí podría existir una correlación: cuantos más followers, más probabilidad de que el usuario esté sincronizando contenido.

¿Desde qué dispositivos usas Twitter?
El dispositivo estrella sigue siendo el ordenador de sobremesa o el notebook, lo que induce a pensar que tuitear es todavía algo ligado a los lugares de trabajo habitual: hogar, oficina... Por género destaca que dos tercios de las mujeres aseguren que sólo utilizan Twitter desde dispositivos de sobremesa. Por otra parte, son los hombres los mayores usuarios de smartphones, dos de cada tres aseguran utilizarlo habitualmente. Es sorprendente que no haya diferencias notables entre grupos de edad, lo que nos podría llevar a pensar que "geeks hay en todas las edades". Por número de followers también se constata que a mayor número de seguidores, mayor número de dispositivos desde los que se accede a la red social. Es decir, los tuiteros con más followers utilizan dos dispositivos o incluso los tres.

¿A qué horas sueles utilizar Twitter?
Para mí esta pregunta ha sido la gran sorpresa. Tal como está formulada, los datos que ha recogido tan sólo han servido para constatar que cualquier momento del día es bueno para conectarse a Twiiter. Es cierto que al empezar y al acabar la jornada son los momentos de mayor popularidad, pero sin grandes diferencias con el resto de segmentos del día si exceptuamos la madrugada. Entre las 6:00 y las 12:00 (mañana y media mañana) hasta el 90% de los encuestados afirman haberse conectado a Twitter. Esto nos hace suponer que revisar los "timelines" es algo incorporado a la rutina matutina, igual que revisar el correo electrónico o consultar las noticias. Tampoco se observan diferencias en las horas a las que se tuitea si separamos los resultados por franjas de edad o por número de followers. Personalmente, creo que sí que existen patrones horarios de conducta, pero el mal diseño de la pregunta y el bajo número de respuestas hace que no se puedan extraer conclusiones en el presente estudio. Me queda pendiente para posteriores aproximaciones.

Recordad que podéis consultar las respuestas del estudio por vosotros mismos o bien acceder a la lista de respuestas para extraer vuestras propias conclusiones. Por favor, todos las críticas y comentarios son muy bien recibidos.


Disclaimer
Esta pequeña recolección de datos la hice por iniciativa propia, sin medios, de manera experimental  y sin una pretensión académica o de investigación de mercado. Simplemente quería conocer y difundir cómo estamos usando Twitter. Para encuestas y estudios con una base técnica suficiente para ser considerados como tales os invito a conocer el Observatorio de Redes de The Cocktail Analysis y el Estudio de Twitter de @victorgil.

La productividad del trabajador que usa Twitter

El origen de la idea

A raíz de una muy buena idea de Agustí Brañas en su blog he estado pensando en la cuantificación de la productividad de los trabajadores que usan Twitter y, por extensión, cualquier otra red social. Existe la convicción entre muchos directivos de que las redes sociales simplemente son una fuente de distracción para sus trabajadores. 

La fórmula del cuadrado de la suma puede servir como metáfora de lo que pueden aportar las redes sociales a la empresa. No pretende ser una demostración matemática sino más bien una analogía que permita abrir nuestra mente ante esta realidad. Recordemos rápidamente la fórmula en cuestión:


Formulación: el secreto está en los cuadros verdes

Supongamos que existen dos personas que trabajan en dos organizaciones diferentes, la primera persona a la que llamamos A hace un trabajo a y la segunda (llamémosle B) hace un trabajo b. Imaginemos que la productividad del trabajador A es el cuadrado del trabajo que realiza (a^2) y lo mismo la productividad del trabajador B (b^2). Si el trabajo de A y B está desconectado, la productividad total será simplemente la suma de las productividades: a^2 + b^2. Siguiendo el esquema superior, la empresa del trabajador A lograría de éste una productividad equivalente al área amarilla mientras que la empresa del trabajador B el área naranja.
Imaginemos ahora que A y B interaccionan en una red social. Por ejemplo: A hace una pregunta y B la puede contestar. En este caso la productividad no se calcula con cada trabajador por separado, sino con la suma del trabajo de los dos: \left( a+b\right)^2. Por tanto, en la productividad total, además de la productividad de A (a^2) y la de B (b^2) aparece un término cruzado: 2ab que sólo puede ser posible gracias a la interacción en una red social. En otras palabras, gracias al concurso del trabajador B, el trabajador A mejora su desempeño. Por tanto, el resultado para cada empresa es que, además de las áreas amarilla y anaranjada, se generan dos nuevas áreas de color verde. Un plus de productividad imposible de lograr de otra manera.

Primera crítica: ¿sólo se beneficia una de las empresas?

Esta sencilla metáfora admite muchas críticas. Nos centraremos en la primera y más evidente. El directivo de la empresa B se podría quejar de que su trabajador en el fondo trabaja para aumentar la productividad de A. En nuestro dibujo eso se traduce en que la empresa A se llevaría las dos áreas verdes. Me gustaría mostrar que, independientemente de quién ayude a quién, cada empresa se lleva su "parte verde" de incremento de productividad.

Es cierto que según una cuantificación clásica de la productividad, centrada en el producto final que se elabora, podría parecer que la empresa A se lleva todo el beneficio. Peter Drucker explica que la empresa de la sociedad del conocimiento debe entender a sus trabajadores como parte del capital de la empresa y no limitarse a cuantificar únicamente sus bienes tangibles. Es lo que suele llamarse el capital humano. Ahora recuperemos a otro clásico: Stephen R. Covey, que habla del equilibrio entre la producción y la capacidad de producción. En el caso de los bienes humanos, una empresa debe procurar que sus trabajadores produzcan pero que a su vez conserven la salud física y emocional para que lo sigan haciendo en el futuro (capacidad de producción).

Todos los que hemos interactuado en una red social sabemos que ayudar a otro produce una agradable satisfacción y refuerza la propia autoestima. Por tanto, si el trabajador B ayuda al trabajador A en una red social, es muy probable que mejore su bienestar emocional y sea más capaz de producir. Es cierto que la empresa de A obtiene un beneficio directo en forma de aumento su producción, pero también se beneficia la empresa de B porque mejora la capacidad de producción de su trabajador. Por tanto, cada empresa se lleva uno de las áreas verdes.

Hay muchas más críticas y matices así que si os parece interesante espero seguir en otro momento...
El pasado 4 de enero de 2010, el periódico El Mundo publicaba en su edición papel (no he conseguido encontrarlo online) la lista con los 500 españoles más influyentes. Uno de los estratos de la muestra eran los más influyentes de Internet, entre los que se destacaban a 25. El tema me llamó la atención y me decidí a crear una lista de Twitter para que fuera más fácil ir siguiendo las ideas e inquietudes de estos 25 destacados personajes.
Enseguida empecé a tener problemas con la lista, ya que de los 25 tan sólo 14 tienen un perfil en Twitter y uno de ellos (Álvaro Ibáñez, @alvy) lo tiene protegido, que en la práctica es como si no lo tuviera.
Pensé que Twitter es un canal informal y reciente y que estos peces gordos de Internet se deberían mover más a gusto en las páginas personales (ya sea un site o un blog), de los que típicamente se alojan en dominios del tipo NombreApellido.com. Sin embargo la sorpresa es aún mayor. De todos ellos esta vez son solamente 12 los que tienen algún tipo de espacio en el que gestionen su Identidad Digital. Si contamos que Joaquín Ayuso, de Tuenti, tiene blog, pero que no se actualiza desde agosto, entonces el número se queda en 11. El caso de Tuenti es llamativo, ya que su otra cara visible recogida en la lista, Koro Castellano, tampoco dispone ni de página personal ni de perfil en Twitter (al menos no he sabido encontrarlo).
Son llamativos también los casos de Fernando Baeta de El Mundo y Jesús del Río de Prisacom. Tampoco tienen un perfil público que se pueda localizar mediante Google, así que toda información sobre sus personas debe ser adquirida mediante las referencias que se hacen a sus personas en los medios. Ambos son los máximos responsables de las ediciones digitales de los dos diarios de referencia en España, pero su voz queda totalmente diluida en la empresa. ¿Cuál es su influencia personal en Internet si no tienen una plataforma propia desde la que expresarse? Se entiende por tanto que toda su influencia se debe a su cargo empresarial y no tanto a su acción personal en la red. Si alguien piensa que este caso es propio de la mentalidad de los grandes medios tradicionalistas se equivoca. Sucede lo mismo en Microsoft (María Garaña) y Google (Javier Rodríguez Zapatero).
Personalmente considero una lástima que, siendo tan asequible la creación y gestión de un perfil público, estas personalidades de Internet no dispongan de él y queden totalmente a la sombra de las entidades para las que trabajan. Como dice el Manifiesto Cluetrain, queremos hablar con personas y no con logos, así que quizá podrían replantearse la estrategia. Sería muy enriquecedor para todos.

Trio.es - Ni tan siquiera compran el dominio

Que hackeen tu página web últimamente parece estar siendo casi una manera de promoción. Eso pasó con la página de la Presidencia Española en la Unión Europea. Lo más gracioso es que IECISA se ha embolsado varios millones de euros (dicen que 12) por este proyecto. Este suceso ha hecho que muchos nos fijemos en esta web y en concreto en el misterioso "trio.es" que aparece en la cabecera. Este es el nombre rimbombante que han decidido auto-otorgarse las presidencias de España, Bélgica y Hungría, erigiéndose en una especie de triunvirato dispuesto a liberar a los europeos de sus males. El nombre no es casual. Trio.es añade un matiz tecnológico que señala la senda de la recuperación y del cambio de modelo económico para Europa: más innovación, investigación y desarrollo. El problema es que toda esta ilusión se desploma cuando a uno se le ocurre teclear trio.es en el navegador y descubrir que los grandes estrategas de estos países de la Unión Europea ni tan siquiera han comprado el dominio. Todo lo que aparece es una web de publicidad llena de enlaces. Es una metáfora de la política española: mucho titular, mucha imagen, pero nada de substancia. Muy desalentador. Descubierto por @emigue.

La Brecha Digital Global - Artículo Publicado

La Brecha Digital es la desigualdad que se genera entre dos grupos humanos a causa de las diferencias en el acceso y uso a las TIC. Aunque algunos gobiernos piensen que Internet es para piratear y destruir empleo, la realidad de los números es que un mayor y mejor acceso a las TIC genera más oportunidades de desarrollo. Casos como el de Estonia lo demuestran.
Estas Navidades se ha publicado un artículo sobre la brecha digital que escribí en septiembre. Os lo dejo aquí por si queréis echarle un vistazo. Hay un glosario que os puede ayudar a conocer las cuatro palabras clave.

¿Cómo ver el regalo de Google para Año Nuevo?

Con este breve vídeo (screencast) podréis ver la pequeña sorpresa que Google nos ha preparado para el Año Nuevo 2010. Lo he hecho desde la web screenr.com y te lo recomiendo, es tan sencillo que lo sé hacer hasta yo.

Related Posts with Thumbnails
top