Blog EnQuarentena
Durante mucho tiempo pensé que esta canción era de un programa infantil o algo así. Al final resultó que no, que era un grupo "serio" cantando una canción "seria". Cómo añoro la inocencia perdida en los 80...

Oficialmente queda establecida esta semana como la Semana de la Nostalgia. Supongo que debe ser porque se acerca mi cumpleaños y ante la perspectiva terrorífica de estar un paso más cerca de los 30 me da por echar la vista atrás. He estado leyendo que la gente aficionada a rememorar la niñez y juventud, apasionada de las reuniones con los compañeros de clase y demás tinglados ocultan en realidad un problema de aceptación del presente. Prefieren vivir en un mundo controlado (el pasado, para bien y para mal, es inamovible) antes que afrontar el presente con sus riesgos. Personalmente recuerdo que cuando tenía 12 años ya sentía nostalgia de cuando tenía 6, así que desde pequeñito ya tenía esta tendencia bien enraizada... Prometo esforzarme por mirar al presente y donde encuentre riesgos ver oportunidades.
Sin embargo, no quiero pasar sin recordar esta pequeña joya del pop español. Me abstendré de comentarios sobre la indumentaria. Lo que más me llama la atención es la "inocencia" que destila la letra. "Yo no sé por qué se enfada Isabel, si llamo a su novio y ceno con él"... a ver, no hay que ser muy lista hija mía. "Sólo mi amigo dice que quiere ser" Tanta inocencia me desborda. "No sé por qué me da un beso a escondidas en el cuarto de estar y cuando ya no lo puedo parar: manos arriba tú viniste a cenar". Esto es lo que desde hace tiempo se denomina vulgarmente "calienta braguetas". Hay que ver cómo eran los ochenta... las chicas podían ser "malas" y conservar su imagen de inocentes criaturas. Ahora todo eso ya se ve muy anticuado y se ha pasado al extremo opuesto: directamente las chicas quieren tener imagen de "malas" y se pelean por ver quién se hace el tatuaje más sugerente o quién enseña más "morcilla".
Supongo que cada época tiene sus cosas buenas y sus cosas malas... al menos hoy en día el pobre Javier de la canción de Objetivo Birmania no acabaría tan mareado. O no.

La Vanguardia en su edición del domingo publicó una noticia sobre cómo está afectando la crisis a la cultura, entendiendo por cultura leer libros (los que sean), ir al teatro o a la biblioteca. Básicamente se incrementan todos los indicadores con respecto al año anterior. Es cierto que en época de recesión la gente se "refugia" en la cultura (quizá porque leer un libro es más barato que ir a cenar al restaurante o de escapada a París) pero creo que tampoco hay que lanzar un mensaje triunfalista. Muchos de los índices pueden estar mejorando simplemente porque año tras año hay más gente con una formación superior y porque la población analfabeta (concentrada en las franjas de edad más elevadas) va desapareciendo por simple ley de vida.
En todo caso, disfrutemos de las cifras, ya que por una vez son buenas:
  • En enero las ventas de libros de bolsillo han aumentado en España un 17 %
  • El lector frecuente no deja de subir y ha pasado del 22% al 37%
  • La asistencia al teatro en Barcelona aumentó un 20%, gracias a los musicales, y el público de las salas alternativas barcelonesas se incrementó en un 30%
  • El economista Álvarez de Lara prevé que durante la crisis la industria cultural seguirá"manteniendo una subida del 0,5% o el 1 %"
Toda una generación (en concreto la conocida como Generación Y) tiene en el subconsciente una canción grabada a fuego desde la más tierna infancia. Es la melodía de Barrio Sésamo. El cerebro conserva una gran cantidad de información de la que en ocasiones no somos conscientes. ¿Cómo se explica que hoy día todavía asocie la melodía inicial de Barrio Sésamo con merendar y sensación placentera? Eso es porque hubo un día en que esa asociación de ideas estaba muy presente en mi mente y todavía queda el rastro en forma de conexiones sinápticas o como sea.

Otra serie mítica que todos los de mi generación recordamos con añoranza son los Fraggle Rock. Era mágico que "El centro del Universo" estuviera excavado en la roca y tuviera unos habitantes tan simpáticos. Lo único un poco desesperante eran los diminutos obreros que construían y construían todo tipo de estructuras que luego acababan por los suelos a causa de las travesuras de algún Fraggle. Yo que siempre he sido muy metódico y cuadriculado me identificaba con aquellos pequeños seres y me "cabreaba" con los Fraggle. Pero se me pasaba enseguida... al final solía quedarme con el "Para disfrutar... ven a Fraggle Rock!"

Facebook Anthem es algo así como "El himno de Facebook". Con casi 5.000.000 de visitas es el 22º vídeo más visto de la historia del Reino Unido. El estribillo de la canción se podría traducir en castellano vulgar como "estoy hasta los h* del Facebook". La verdad es que, depende del uso que hagas tanto tú como tus amigos de esta red social, puedes acabar muy cansado de invitaciones a eventos y aplicaciones varias. A mí me ha llegado de todo. Desde peticiones piadosas para unirse a peregrinaciones hasta otras más escandalosas del tipo "intercambio de parejas". Tengo el botón "Ignorar" desgastado ya. También una retahíla incesante de tests del estilo "qué personaje Disney eres" o "en qué ciudad deberías vivir". Todos son una tomadura de pelo para recopilar tus datos. Luego están los grupos. Mi hermana debe ser una de las más originales del planeta con su grupo "yo tb he jugado a la botella con el movil" o con el de "Yo tambien voy mirando las venas de la gente en el metro". Y para acabar las páginas en las que te puedes hacer fan de las cosas más inverosímiles. En esto el Capitán Spiff no se queda manco: su No puedo vivir sin la rueda del mouse ya cuenta con 145 fans. Facebook es como la crisis, se sabe cómo empezó, afecta a todo el mundo y nadie tiene idea de cómo va a acabar.

Los fresones rebeldes - Al amanecer - Mitos Pop (II)

Esta canción es uno de los recuerdos más vivos de mi adolescencia. Eran las Navidades de 1997 (16 años, ¡¡qué teen!!) cuando apareció la canción. Una empresa de servicios de internet repartía CDs para que pudieras configurar tu conexión y de regalo te la daba junto alguna canción más. Sin duda son los predecesores de Guille Milkiway (La Casa Azul) y demás músicos que hacen pop "twee" (melodías muy sencillas, pegadizas y que caminan siempre en la delgada línea que separa lo dulce y agradable de lo directamente ñoño). Los predecesores son los grupos shoegaze de principios de los noventa. Shoegaze significa mirar el zapato y es una alusión a la manera de tocar de estos músicos, tan "vergonzosos" que no son capaces ni de levantar la cabeza. Recuerdo un concierto del mencionado Guille en el que no levantó la vista del teclado en una hora y media, mientras una legión de adolescentes entraba en una especie de histeria colectiva a su alrededor. El estilo sigue muy vigente, especialmente en el norte de Europa, con grupos como Camera Obscura o Lucky Soul entre otros muchos. Si quieres disfrutar de una buena sesión de pop "twee" te recomiendo que escuches las canciones etiquetadas con este nombre en mi perfil de last.fm.
Disfrutad de esta entrañable "cursilada":

¿Por qué usar Google Chrome?

Cuando uno intenta explicar las ventajas de utilizar Google Chrome como navegador se da cuenta muy rápidamente de las limitaciones discursivas que tenemos los seres humanos. Por suerte, los ejemplos gráficos en forma de animaciones nos ayudan a captar la esencia del producto en tan sólo 36 segundos. Una maravilla.

He sobrevivido a San Valentín

El gasto se ha contenido durante muchos meses... Yo creo que, en algunas personas, el dinero estaba retenido en los bolsillos como cuando retienes en tu bufeta las consecuencias de una noche en el bar sin haber pasado por el baño y te encuentras en la calle camino a casa. Este fin de semana ha sido como llegar a casa, levantar la tapadera del WC y empezar a soltar algo que ya no podíamos retener por más tiempo: el dinero.
Lo han dicho los hosteleros del Pirineo... el mejor fin de semana del año si no contamos Navidad (el otro momento de gasto irrefrenable). Los restauradores no se han pronunciado, pero la noche del sábado seguro que fue suculenta para estos empresarios. Hay crisis pero en los momentos importantes de nuestra cultura, sabemos estar a la altura. En las grandes citas, en los momentos álgidos, sabemos rendir el culto debido a nuestros ídolos, ya se llamen Valentín, Día del Padre o Navidad.
Crisis, "haberla hayla", pero es simplemente un estado de ánimo. En cuanto a la mentalidad de fondo, al espíritu del capitalismo, el vigor sigue intacto: nos podemos enorgullecer de volver a ser, cuarenta años después, Reserva Espiritual de Occidente.

Marcial Maciel y Juan Pablo II: más allá del sexo

Marcial Maciel es el fundador de la orden religiosa "Legionarios de Cristo", a quien está indisolublemente unido el movimiento "Regnum Christi". Marcial Maciel nació en Méjico y murió hace ahora un par de años. En su fundación se le conoce con el nombre de "nuestro Padre", ya que los religiosos de dicha orden lo consideran un verdadero padre espiritual. En el Opus Dei, San Josemaría también es llamado "nuestro Padre". Ambas instituciones tienen muchas cosas en común, entre otras una gruesa capa de ortodoxia indestructible, una fidelidad al Magisterio del Vaticano ciega, incondicional y a prueba de bombas (incluidas las mediáticas). Esta virtud era muy apreciada por Juan Pablo II que necesitaba personas fieles a su lado. Por ello potenció las relaciones con el Opus Dei y los Legionarios de Cristo durante todo su pontificado. JPII dijo del Fundador de los Legionarios el 5 de diciembre de 2004 que era "guía eficaz de la juventud", que "ha querido poner a Cristo como criterio, centro y modelo de toda su vida y labor sacerdotal".
¿No sabía JPII todo el escándalo relacionado con este sacerdote? Sin lugar a dudas lo sabía. Tras retrasar la investigación, finalmente en el 2001 confió al hoy Benedicto XVI (entonces Joseph Ratzinger) este delicado tema. Mientras tanto, los Legionarios de Cristo y sus afines se afanaron en tratar de tapar (o seguir tapando) todas estas cuestiones y desmintiéndolo todo. Para ello contrataron carísimos abogados americanos que amedrentaran a los ocho ex-Legionarios que denunciaron ante el Vaticano los abusos sexuales de Maciel. El varapalo se lo llevaron en mayo de 2007, cuando la Congregación para la Doctrina de la fe admitió que había motivos para sancionar a Maciel y le impuso una renuncia forzosa a su ministerio sacerdotal.
Ahora el tema se reabre a raíz de una información aparecida en el NYTimes el pasado 4 de febrero y que los Legionarios no han desmentido. De hecho, la reacción oficial ha sido desmantelar la página web www.marcialmaciel.com de la que, por fortuna, se conserva copia en la memoria caché de Google. Es una manera muy peculiar de aplicar el "donde dije digo digo Diego".
La noticia del NYTimes para mí no es nada del otro mundo. Se hace público que Marcial Maciel tiene al menos un hijo ilegítimo. Un hijo es el resultado de una unión sexual entre un hombre y una mujer y es algo que viene sucediendo desde el inicio de la especie humana. En cambio, las anteriores denuncias, en las que el Vaticano se basó para sancionarle, le incriminaban en actos pedófilos, en consumo de estupefacientes (morfina) y coacciones a menores. Todo eso no les hizo quitar la página web de Marcial Maciel, ni siquiera rebajar el tono de las alabanzas hacia su figura. Se habló de que la Institución debía "cargar con esa Cruz" y "admitir humildemente la voluntad del Santo Padre". Maciel estaba vivo entonces. No le expulsaron de la orden por todo aquello. Es más, nunca pidió perdón a las víctimas.
Ahora dentro de los Legionarios ya hay voces que plantean si "conservar" a Maciel como "Padre" y, al menos en Internet, han reducido su presencia a la mínima expresión.
Mi reflexión es triple:
1. Sexo con una mujer no, con niños... no lo vemos
1. ¿Por qué se rasgan las vestiduras porque Macial mantuviera una relación sexual con una mujer y no se indignaron con él porque abusara de manera reiterada de menores y los coaccionara, manteniendo relaciones pedófilas y homosexuales? Da la sensación de que es más grave que un sacerdote tenga un hijo que no que destroce la vida de, como mínimo, ocho adolescentes. ¿No es esto una manera enfermiza de entender la sexualidad humana? ¿No son conscientes los Legionarios de Cristo que, al tomar medidas tan drásticas ante un "hijo ilegítimo" de su Fundador, delatan claramente la indolencia hacia la pederastia que mostraron sólo dos años atrás? Es totalmente incomprensible que se indignen ante este hecho tan "natural" cuando la lógica dice que tendrían que haberse revelado contra los actos "antinaturales".
2. El problema del culto a la persona
Tanto Maciel como Escrivá son llamados "Padre" en sus respectivas Instituciones. Escrivá pidió que pusieran en su lápida "engendró hijos e hijas", claro que en un sentido espiritual, ya que San Josemaría no llegó a mantener relaciones sexuales con nadie. No obstante, tanto el sacerdote español como el mejicano comparten, al menos hasta ahora, el amor incondicional y sobredimensionado de sus "hijos". "¿Qué haría el Padre en esta situación?" se preguntan los fieles del Opus Dei. San Josemaría lo decía abiertamente: "Obispos he conocido muchos, Papas unos cuantos, Fundadores del Opus Dei, sólo uno". Podría extenderme párrafos y párrafos sobre el culto a la persona que se da en ambas Instituciones pero lo dejo para otras personas en otras webs, para este blog simplemente recuerdo las palabras de Cristo: "No llaméis Padre a nadie en la tierra, pues sólo tenéis un Padre, que está en los cielos". Si lo dijo, sería por algo.
3. Ser más papista que el Papa
Tanto el Opus Dei como los Legionarios de Cristo han sido piezas clave para reforzar la hegemonía doctrinal, moral y pastoral del Papa. Han sido y han enseñado a muchos a ser "más papistas que el Papa", aceptando ciegamente todas las enseñanzas de Roma y no admitiendo la más mínima interpretación o adaptación: "obedecer o marcharse" como diría Escrivá. Así te encuentras esas legiones de adolescentes que se desgañitan cantando "Juan Pablo Segundo te quiere todo el mundo", que "aman a Laura pero esperarán hasta el matrimonio" y que van a Misa todos los domingos y fiestas de guardar. Esos mismos que confunden la unidad de España con un bien moral y que creen que insultar a ZP es una virtud. Esos mismos que se exhasperan exasperan con blogs como éste o que tildan de heréticos a quienes intentan hacer más "asimilable" el mensaje de la Iglesia (que debiera ser el mensaje de Cristo).
"Fill meu, no siguis fanàtic de res, ni tan sols de l'Opus Dei" (hijo mío, no seas fanático de nada, ni tan siquiera del Opus Dei) le dijo a un amigo su padre. Yo añado: ni tan siquiera del Papa. Porque Juan Pablo II fue muy bueno y santo, pero no quiso mirar determinadas cosas (por el motivo que sea) y propuso a Maciel como "guía eficaz de la juventud" y a Escrivá como "el santo de lo ordinario" cuando habían fundadas sospechas de pederastia con el primero y cuando existen multitud de testimonios de que lo "ordinario" de Escrivá deja mucho que desear.
Para acabar: La realidad del Opus Dei y los Legionarios de Cristo
La cruda realidad de estas dos Instituciones de la Iglesia es que tanto una como la otra están dejando tras de sí un reguero de adolescentes desengañados con la Iglesia de Cristo, que una vez pensaron que tenían "vocación" y que ahora no pueden más que mirar con sospecha y recelo todo lo que lleve el sello cristiano. Jóvenes, muchos de ellos todavía adolescentes, que están escandalizados. "Hay de aquél por el que vinieran los escándalos, más le valdría que le ataran una rueda de molino y lo echaran al mar" dijo Cristo. Dicho esto, yo no tengo nada que añadir.

Palabras nuevas (payopony, picateclas) y el latín

El lenguaje, como entidad con vida propia, evoluciona, se adapta a las nuevas realidades y está en constante cambio. Los abanderados del "quod scriptum, scriptum est" (lo escrito, escrito está) sin duda preferirán el latín, ya que al no estar en boca del vulgo su evolución se ha detenido. A veces me pregunto si los partidarios de la eutanasia no pedirán también que dejen morir al pobre latín. Es una lengua que sufre un encarnecimiento terapéutico con tal de mantenerla con vida. Se alimenta con una sonda que le va proporcionando nuevas palabras (televisión, medios de comunicación...) para que siga siendo una herramienta válida. De hecho es la lengua oficial de la Iglesia y el pan de cada día de legiones de profesores de filología.
Me he ido por las ramas... Yo quería explicar las palabras que, como adolescente en pleno pavo, voy repitiendo a la mínima oportunidad, simplemente porque me parto de risa con ellas. La primera es de origen gitano: payopony. Ésta es una palabra compuesta por "payo" que es la manera como los gitanos designan a las personas que no son de su raza y "pony" que es una especie animal similar al caballo pero más pequeño. Así pues, los gitanos haciendo gala de su ancestral irreverencia, han bautizado a los latinoamericanos que conviven con nosotros con este apelativo tan particular: payopony.
La otra palabra es picateclas. También es una palabra compuesta, en este caso por el verbo "picar" entendido como presionar y el sustantivo "teclas", que designa los botones de un teclado informático. Es una palabra muy acertada porque resume perfectamente a qué me dedico durante 10 horas diarias: simplemente a eso, a picar teclas. Si uno entra en mi departamento y se sienta durante media hora, dejando de lado los comentarios frikis de los programadores, lo único que escucha es eso: el picar y repicar de teclas. Es un sonido que no me desagrada (es preferible al sonido de las antiguas máquinas de escribir) pero que no suelo resistir más de 60 minutos diarios. Por eso, acabo poniéndome música. La música no deja de ser otra forma más de picar teclas, pero mucho más incisiva y evocadora.

Chuck Norris, el ídolo de las abuelas

Tengo un trauma de la adolescencia que aún no tengo del todo superado. Lo tenía oculto en la memoria, junto con tantas otras cosas que uno afortunadamente olvida. Pero al conocer al Capitán Spiff el tema volvió a aflorar. Cuando era sólo un cándido chaval recién entrado en la pubertad, estaba fascinado con la serie The Simpsons que emitía Antena3 (creo que sigue haciéndolo) y que arrasaba en audiencia. Tele5, en un intento desesperado de detener la fuga de telespectadores, confió su causa al justiciero más temible de la historia de Texas: Chuck Norris. La serie se llamaba Walker y allí estaba mi abuela ante el televisor empeñada en ver a aquel sheriff con los tejanos tan ceñidos que no me extraña que estuviera siempre apretando los dientes (hay partes sensibles de los hombres que requieren su propio espacio y que no se pueden comprimir ilimitadamente).
En esos momentos, ante el televisor familiar, no servía de nada el modelo democrático, ya que los dos votos (el mío y el de mi hermana) se topaban con el estado matriarcal impuesto por mi abuela, que ejercía una gerontocracia inaplacable. Total, que nos quedábamos sin ver a los simpáticos monigotes amarillos y, como norma general, emigrábamos para no tener que soportar a Chuck Norris apalendo a los malvados.
Mi abuela se quedaba sentada en su butaca, embelesada. Cuando Chuck Norris empezaba su reparto de leches mi abuela reía a carcajadas y aplaudía. Si estabas en tu habitación jugando al tetris, sabías la intensidad de la paliza en función del estruendo sonoro. Siempre me he preguntado por qué mi abuela, modelo de sabiduría como ha quedado demostrado en muchos posts de este blog, caía tan bajo con Chuck Norris. Por muchos años pensé que era algún tipo de hormona residual que le impelía irremediablemente a sentir una atracción fatal por el rey del mamporro.
Pero el tiempo me ha demostrado que hasta en esto mi abuela también era sabia: ella sabía que Chuck Norris era mucho más que un actor, era alguien con quién había que llevarse bien... por si las moscas.
Aquí os dejo la explicación:
Los dinosaurios miraron mal a Chuck Norris una vez... UNA VEZ
Chuck Norris murió hace 10 años, sólo que la muerte no ha tenido el valor de decírselo
Chuck Norris dona sangre frecuentemente a la Cruz Roja, sólo que no es la suya
No hay teoría de la evolución, sino una lista de criaturas a las que Chuck Norris permite vivir
Si Chuck Norris llega tarde, mas le vale al tiempo ir más despacio
En un salón corriente hay unos 1242 objetos con los que Chuck Norris puede matarte, incluído el propio salón
Chuck Norris no le reza a Dios, Dios le reza a Chuck Norris
Chuck Norris es la única persona que ha ganado a una pared jugando a frontón
Chuck Norris nunca corta el césped, simplemente le advierte que no crezca
Cuando el Hombre del Saco cada noche va a dormir, mira dentro del armario por si está Chuck Norris
Chuck Norris perdió la virginidad antes que su padre
Chuck Norris ha estado en Marte, por eso no hay signos de vida
Chuck Norris pidió un Big Mac en un Burger King... ¡Y se lo dieron!
Ayer en El País publicaron una viñeta que me gustó mucho. Lo cierto es que me gustan mucho las viñetas y el humor gráfico en general porque encierran grandes mensajes en cuatro trazos y un puñado de palabras. Mi favorita es, sin lugar a dudas, Mafalda. Me parece una genialidad, un clásico. El Capitán Spiff seguro que discrepa conmigo en este punto, porque sin duda prefiere Calvin & Hobbes. En todo caso, son dos obras que no se pueden comparar: Mafalda contiene reflexiones sociales y políticas que se contextualizan en la Argentina de los 70 pero que se han vuelto intemporales. Calvin & Hobbes es más como un análisis psicológico de la infancia, un ejercicio de lógica infantil, esa lógica tan aplastante y que tanto nos desconcierta a los adultos.
En la viñeta que hoy comento se aborda la cuestión de la inteligencia emocional. Es un tema de moda, del que todo el mundo pontifica. Se podría decir que la cuestión está ya muy "sobada". Multitud de escritores han emulado al exitoso Daniel Goleman y han escrito millones de cosas sobre la inteligencia emocional, el reconocimiento de los sentimientos propios y ajenos. Sin embargo creo que el dibujo va más a
llá y se centra en reivindicar algo que se obvia en las discusiones sobre el tema: si tan importante es la inteligencia emocional ¿por qué no se enseña en las escuelas? Sin duda, igual que existe una Educación para la ciudadanía, debería existir una Educación para la persona. Antes, cuando cursábamos Filosofía, dependiendo del profesor, podías adquirir una base de Antropología que te ayudara a discernir entre la maraña de sentimientos de adolescente. Ahora, con una educación entregada a los brazos del adiestramiento en técnicas, plantear una educación que trascienda lo meramente físico resulta casi utópico. En fin...
Alucinante esta aplicación gratuita. Automáticamente coge tus fotos de Picassa, Facebook o Flickr y te crea una presentación bastante bonita en un par de minutos. El sitio donde debes registrarte es PhotoPeach y podrás tener unos vídeos como los míos:



Related Posts with Thumbnails
top