Blog EnQuarentena

De vuelta del minúsculo Foz-Calanda, en Teruel

Aprovechando un parón en mi labor humanitaria en las minas de datos de mi ONGD, decidí embarcarme junto al Capitán Spiff en un viaje por los mares de Teruel. En uno de sus puertos vive mi progenitor. Hombre de apariencia dura, inversamente proporcional a mi constitución quasi-esquelética, esconde bajo una masa de gruesa piel y músculo un corazón atento y sensible, tanto que unos años atrás por poco deja de latir.

Hospedados por mi progenitor de acero él mismo actuó de cicerone para descubrirnos los más variados tesoros de los mares terolenses. Iglesias de estilo mozárabe, con siete u ocho siglos en sus espaldas, placas y diversas conmemoraciones franquistas que han pervivido a lo largo de los años, hermosas plazas de pueblo que se resisten a las exigencias improrrogables de la modernización...

También hubo tiempo para disfrutar del puerto en el que el Capitán Spiff atracó su barco: Foz-Calanda. Diminuto pueblo donde el tiempo parece haberse parado en seco. Pude disfrutar de actividades totalmente extemporáneas, como ir al embalse cabalgando sobre unas históricas G.A.C. que algunos de los más viejos tuvimos el placer de tener como primera bicicleta. A ver si encuentro una foto...

Y hoy no os olvidéis de agradecer a lo alto que conservamos el oído y que la música, bálsamo del alma, puede aliviar las heridas que nos hacemos en el camino: Hoy es el día de la música!!

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails
top